////

Outremer 55: el catamarán perfecto, una prueba inolvidable

Start

utremer 55: una prueba de mar realmente desafiante.

Por desgracia, el mercado nos está acostumbrando a ver catamaranes de vela cada vez más parecidos a los de motor. Barcos que, en casi todos los casos, siempre acaban navegando predominantemente a motor. No me malinterpreten, a mí también me gusta estar cómodo en un barco, pero hay límites que, si se traspasan, hacen casi imposible la navegación.

Outremer Catamaran es un astillero francés que, por el contrario, lleva 40 años construyendo catamaranes hechos para navegar de verdad, ya sea para cruceros de verano o, como suele ser el caso, para despegar y dar la vuelta al mundo. Son barcos que pueden ir rápido, ofrecer gran comodidad y agarrarse al viento como un monocasco, todo ello con un nivel de seguridad muy alto.

Por eso, en cuanto se me presentó la ocasión, me subí al coche y salí disparado hacia La Grande Motte para embarcarme en un Outremer 55, el buque insignia de este emblemático astillero.

Outremer 55 sailing

Prueba del Outremer 55

Nuestro Outremer 55 nos espera en La Grande Motte, sede del astillero y encantadora localidad de la Camarga, cerca de Montpellier. Aquí es donde nace el Mistral y la jornada de hoy lo confirma sin lugar a dudas. Seguimos en puerto, el viento sopla ya entre 20 y 25 nudos y la tendencia es a ir a más a medida que avance el día.

Sin embargo, Mark, el skipper, está tranquilo como una lechuga y, utilizando los dos motores, maniobra suavemente a través del briccole y nos saca del amarre. Lentamente, salimos del dique y, cuando aún estamos protegidos, nos colocamos a barlovento e izamos la vela mayor, luego la arriamos, el barco despega como un cohete y apagamos el motor. Sólo con la vela mayor, ¡ya vamos a 9,5/10 nudos de velocidad!

Outremer 55 sailing aerial viewAbrimos el génova, lo ponemos de través y de nuevo nuestro Outremer 55 acelera, en poco tiempo estamos a algo menos de 14 nudos. A esta velocidad las millas corren rápido y además pronto salimos del abrigo que nos ofrece la costa, el fetch aumenta y con él la altura de las olas.

Estas son las condiciones que buscaba, así que, tras preguntar al skipper, me hago con el timón de barlovento y empiezo a gobernar.

Desde luego, no es el primer catamarán de vela que pruebo, pero éste es decididamente diferente a todos los que he navegado antes. El timón es vivo, responde bien y te permite «sentir» la presión del viento sobre las velas; gobernar en estas condiciones es embriagador.

El Outremer 55 navega rápido y seguro, con las orzas a medio bajar, en un mar blanco por el viento. Hay 24 nudos de viento real y navegamos serenamente a una velocidad de ¡16,8!

Empiezo a apretar, tengo que ver cómo se comporta el Outremer 55 contra el viento y, sobre todo, contra las olas. El viento aparente, sin embargo, obviamente aumenta mucho, así que le damos una mano a la mayor, enrollamos el génova y abrimos el trinquete.

A estas alturas ya estamos lejos de la costa, el viento real supera constantemente los 25 nudos y algunas rachas llegan a los 30. Las olas han crecido mucho y ahora tenemos una altura media de 1,5 metros.

A 60 grados del viento aparente, navegamos a 11,8 nudos y las olas no son un problema. Las sentimos, por supuesto, pero el paso de los cascos sobre ellas es suave, el catamarán no se bambolea y frena muy poco.

Vuelvo a apretar y llego a unos aparentes 35 grados, en estas condiciones de viento y mar no sería capaz de hacer este ángulo con un monocasco de crucero, sin embargo el Outremer 55 sigue navegando a entre 8 y 9 nudos de velocidad, sin ningún problema.

Vaya catamarán chicos, vaya catamarán…

Dejo el timón a regañadientes y bajo a la dinette, aquí la situación es surrealista. Fuera, el viento arrecia, el mar está embravecido y hace frío, mientras que aquí estamos sentados charlando, calentitos y casi en silencio.

Navegamos con el piloto automático y yo estoy sentado cómodamente en el pupitre central, cerca de las ventanas de proa de la dinette. Desde aquí se puede manejar cómodamente el barco, actuando sobre los mandos a distancia del piloto, lo que es una comodidad loca durante las largas navegaciones o, más sencillamente, para no estorbar por la noche.

navigation dateSin embargo, si quería estar al timón, podía hacerlo estando resguardado, ya que la rueda de timón del Outremer 55 es pivotante y permite utilizarla en tres posiciones: todo exterior (máxima visibilidad sobre las velas), central (para amarrar con las esposas a mano) e interior (cuando el tiempo es inclemente) para estar completamente resguardado.

En resumen, este Outremer 55 es un catamarán decididamente fuera de lo común y es difícil no quedar encantado por esta intrigante mezcla de prestaciones y confort.

Cómo es el Outremer 55

Aparejo, cubierta y plano vélico

El Outremer 55 es un catamarán diseñado para ser rápido y fácil de manejar. De hecho, el plano de cubierta permite combinar de forma muy sencilla la gran vela mayor de 104 metros con la vela de proa más adecuada para la velocidad y las condiciones de viento en las que queramos o necesitemos navegar.  El bauprés es fácil de alcanzar y permite aparejar un Código Cero o un Gennaker en un trinquete, mientras que en el estay de proa encontramos un génova de 68 metros cuadrados. Esta configuración permite ser muy rápido a todas las velocidades, tanto cuando el viento es flojo como cuando arrecia, hasta unos 18/20 nudos aparentes.

Sailplan Outremer 55Si el viento arrecia, basta con enrollar el génova y aparejar la trinqueta autovirante, que puede estar siempre presente o aparejada según sea necesario para reducir la superficie vélica expuesta y seguir navegando rápido con el barco siempre correctamente equilibrado. La vela mayor es de 3 puños, por lo que con esta configuración se puede navegar incluso en condiciones realmente extremas. Pero lo mejor de este aparejo es que todos los ajustes se envían al puesto de gobierno, por lo que es realmente muy fácil y seguro manejar este barco grande y rápido. Incluso arriar y guardar la vela mayor, que suele ser una operación complicada en otros barcos, es fácil en el Outremer 55: desde la proa se sube al Hard Top gracias a tres escalones y desde allí se acciona el lazy bag que está colocado a la altura correcta, un juego de niños en resumen.

Cubierta principal del Outremer 55

La popa del Outremer 55, con sus ocho metros y medio de manga, es una obra maestra que simplemente te deja con la boca abierta. Las botas de los dos cascos dibujan dos hermosas y enormes bajadas al mar que, equipadas con escalones y escaleras de baño, además de agradar a la vista, facilitan todas las actividades asociadas a la vida en el mar. De hecho, desde aquí podemos subir al SUP, ponernos la escafandra o descender al agua de la forma más sencilla.

Al llegar a la dinette, que además puede cerrarse completamente con las fundas adecuadas, nos recibe un enorme espacio que, cuando las ventanas están completamente abiertas, elimina las barreras entre interior y exterior y crea una superficie multifuncional sencillamente inmensa.

Fuera de esta zona, protegida del sol y de la intemperie por el gran Hard Top, encontramos un sofá central en el que pueden sentarse cómodamente unas diez personas.Volviendo la mirada hacia proa, nos llama la atención la gran cocina con isla central que, además de ser condenadamente bonita, nos permite cocinar con seguridad cuando el mar está agitado, apoyada en el pasillo de babor.

dinette Outremer 55

A estribor encontramos otro gran sofá en forma de L que, equipado con una mesa de patas telescópicas y plegable, permite transformar esta zona a voluntad para disfrutar de un aperitivo, cenar o crear una gran litera de vigilancia.

El interior de la dinette que mira hacia proa alberga la estación central de navegación, que reúne de forma completa y ordenada toda la instrumentación de a bordo. Desde aquí es posible manejar el barco, trazar cartas de navegación, comunicarse y, gracias a la réplica del piloto automático, maniobrar la embarcación durante la navegación.

La zona noche

El Outremer 55 está disponible en versiones de tres o cuatro camarotes, una solución que puede satisfacer incluso a las tripulaciones más numerosas. La versión que prefiero es claramente la de tres camarotes, que permite al armador disfrutar de todo el casco de estribor y de un baño sencillamente enorme. El casco de babor alberga dos camarotes, equipados con camas dobles e instalaciones específicas. Los dos camarotes de popa del Outremer 55 son realmente grandes, con camas king-size, armarios y un volumen de estiba más que suficiente para hacer frente a largas estancias a bordo.

Outremer 55: las conclusiones

El Outremer 55 es un catamarán de vela fuera de lo común. Consigue brillantemente ser rápido, sencillo y muy cómodo. Es el barco perfecto para los que quieren navegar y olvidarse de encender el motor.  ¿El único problema? La adicción que crea, es realmente difícil bajarse de un barco así…

CATAMARAN-OUTREMER.COM

Datos técnicos

Arquitectura navalVPLP Design
Design consultantPatrick Le Quément
Interior designDarnet Design
Eslora16,73 m
Manga8,30 m
Calado1,36 / 2,30
Altura24,6 m
Desplazamiento13,9 / 18,5 t
Plan de la vela 
Vela Mayor104 m2
Genova68 m2
Selftacking jib48 m2
Gennaker140 m2 (option)
Spinnaker220 m2 (option)
CE approval
Engines2 x 60 HP

Deja una respuesta

Your email address will not be published.