Razeto y Casareto y el design: historia de un amor secular

/
4 mins read

Razeto y Casareto no es solo una empresa con cien años de historia. En su producción de complementos y accesorios para la náutica, esta centenaria realidad genovesa siempre ha prestado atención al diseño de sus productos, que le han permitido distinguirse de la competencia y conquistar fronteras de mercado que de otro modo serían inalcanzables. Para Razeto y Casareto el diseño es un elemento fuertemente distintivo de su producción: aunque el core business de la empresa está en un componente invisible como las cerraduras, la parte visible de su producción es la que más seduce. Y es precisamente en torno al diseño que hemos tenido una charla con Andrea y Giangi Razeto, los dos hermanos que hoy dirigen la empresa, conocida en todo el mundo sobre todo por sus asas.

giangi-andrea-razeto-y-casareto

La empresa Razeto e Casareto ha sido protagonista de más de un siglo de historia náutica. ¿Qué te hizo prestar tanta atención al design?

Andrea: «Ya de los productos más técnicos y menos visibles que hacemos, es decir, las cerraduras y la ferretería, siempre hemos prestado una gran atención a la innovación y a la calidad de los materiales, desde el inicio de nuestra historia en los años veinte del siglo XX. La evolución hacia el diseño fue una consecuencia natural. Razeto y Casareto siempre ha confiado en grandes arquitectos, sobre todo a partir de los años cincuenta con la manija única que hicimos para Cristoforo Colombo y Andrea Doria. Nuestro negocio principal entonces estaba en los transatlánticos y en los barcos de pasajeros, que luego entraron en crisis, lo que nos llevó a abordar la navegación a partir de los años ochenta. Pero también en este cambio de sector siempre nos hemos mantenido firmes en nuestra tradición, buscando un diseño que fuera reconocible a bordo, sobre todo en los objetos más visibles de nuestra producción que son las asas. Siempre hemos querido mantener unas precisas líneas características y técnicas, que se manifiestan por ejemplo en la ausencia de aristas y en las esquinas redondeadas».

¿Cómo ha cambiado el diseño a bordo de los barcos en las últimas décadas?

Andrea: «En la náutica, el diseño siempre ha tenido que someterse a la técnica, limitando así la imaginación de los arquitectos. Pero a partir de los años noventa esta barrera se ha roto, en Italia sobre todo gracias a la afinidad con el Salone del mobile. El evento milanes representa ahora el binomio entre diseño y náutica, y ha permitido llevar a cabo experimentos muy interesantes. Por otra parte, debemos recordar que la mayoría de los barcos son una pieza única y artesanal».

Giangi: «El diseño náutico ha evolucionado sobre todo con el cambio de las costumbres de la sociedad. En el pasado, el diseño de los accesorios no existía, porque la decoración de los barcos era muy estándar, en el clásico estilo marinero. Luego, a partir de los años noventa, los barcos comenzaron a parecerse a casas o incluso villas, por lo que muchos diseñadores que venían de otros sectores, como el de los muebles, fueron cuestionados. Yo entré en Razeto y Casareto justo en ese momento, después de terminar los estudios de sociología, y trabajé desde el principio para cambiar los esquemas: en lugar de sufrir las necesidades de los muebles, como estaba sucediendo, Pensé que como empresa, debíamos ser los que impusiéramos nuestras decisiones a los fabricantes de muebles. Así que nos pusimos manos a la obra en este sentido, participando en los primeros Salones del mueble y llevando asas especiales y hechas a mano. Así fue como entramos en contacto con varios astilleros, tanto europeos como estadounidenses, que se enamoraron de nuestras piezas. Y logramos dominar en un mercado que imponía asas cuadradas y afiladas, llevando nuestras asas redondeadas y sin bordes».

OBLO manilla

¿De dónde les vino esa idea?

Giangi: «Siempre hemos querido proponer productos diferentes a los estándares, pero manteniendo un enfoque funcionalista estricto. El mango debe servir para abrir la puerta, pero esto no quita que pueda ser un objeto suave, elástico y hermoso de ver. La idea también funcionó porque nadie a bordo se enredó nunca en nuestro mango…»

Andrea: «Siempre hemos tratado de mantener también una mirada a nuestro importante pasado. Por ejemplo, hemos reproducido la manija de Cristóbal Colón y Andrea Doria con un material antimicrobiano certificado. La presentamos con ocasión de los cien años de Razeto y Casareto, en pleno covid, para recordar también que a veces son las adversidades las que permiten evolucionar. En nuestro caso, fue con la crisis transatlántica. En definitiva, hemos heredado la resiliencia empresarial de nuestros abuelos y por eso durante la pandemia hemos sacado un producto que iba a resolver uno de los principales miedos de aquel período, el de los contagios a bordo de los barcos, que son ambientes cerrados y con mucha gente».

¿Qué es el design para Razeto y Casareto?

Giangi: «En mi opinión, el design es «ingenio y arte al servicio del uso». El enfoque funcional es nuestro mantra y el ingenio nos permite montar la ola de la innovación, tener siempre una idea innovadora alrededor de cada nuevo producto – ya sea un material, un acabado o una idea – de lo contrario no es diseño. Si podemos añadir valor a un objeto como el mango, que al final solo sirve para abrir las puertas, entonces significa que hemos creado un objeto de diseño. En todo esto nunca olvidamos la posibilidad de hacer únicos nuestros productos: por ejemplo, nuestros mangos multifuncionales están hechos de dos partes, la mecánica que es estándar y la del mango que se puede modificar en todos los materiales imaginables, hasta llegar a la posibilidad de tener piezas únicas y hechas a mano. Es un aspecto muy apreciado especialmente por los propietarios de superyates».

¿Cuáles fueron sus últimas evoluciones?

Giangi: «En los últimos años hemos decidido desarrollar nuevas funciones en nuestras asas, inventando un sistema de iluminación que proporciona información en caso de emergencia o al personal de a bordo, desde las vías de escape en caso de incendio hasta la necesidad de rehacer la habitación. Esta innovación ha confluido en dos productos, el mango Quadra5led diseñado por mí y la puerta diseñada por Bernardo Zuccon. Ambas obtuvieron importantes premios: la Oblò ganó el Design Innovation Award, mientras que la Quadra5led fue seleccionada por el Adi design index, que es la selección propedéutica al prestigioso Compasso d’oro, cuyos ganadores serán anunciados el próximo 20 de junio».

Alex Giuzio

Giornalista dal 2008, è specializzato in turismo, demanio marittimo, economia costiera, questioni ambientali e normative legate al mare e alle spiagge.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Previous Story

Botado el primer Outremer 45, el peso pluma de los catamarans

Next Story

Greenline supera los 1000 barcos ecológicos vendidos